¿Quién pilota tu avión?

Este cuento se lo escuché a Carlos Seoane, cantautor católico argentino que utiliza la música y el humor de manera magistral. No tengo el gusto de conocerlo personalmente, aunque algún que otro contacto he mantenido con él por internet.

El avión se encontraba en pleno vuelo. Entre los pasajeros algunos dormitaban, otros charlaban apaciblemente con el compañero de al lado y otros más leían o seguían la película que se proyectaba en los monitores con sus auriculares. Al fondo un niño pequeño, en medio del pasillo, jugaba tranquilamente con sus cochecitos por el suelo.

 

De pronto se produjo una ligera turbulencia, pero nadie se alteró, cada uno siguió con su actividad sin darle ninguna importancia. Pero al poco se produjo una nueva sacudida, esta vez algo más fuerte y prolongada. Los pasajeros esta vez si detuvieron sus quehaceres y prestaron atención inquietos, los que dormitban se despertaron, los que leían o veían la película dejaron de hacerlo. Tan solo el niño pequeño seguía jugando con sus cochecitos sin mostrar ningún signo de preocupación.

La luz de emergencia se encendió y con ella el aviso de abrocharse los cinturones. El piloto comunicó por la megafonía que iban a atravesar una tormenta eléctrica y que las sacudidas irían en aumento, pero confiaba en sortearla pronto y seguir el vuelo con normalidad en unos minutos. El temor empezó a apoderarse del pasaje tanto mas cuando las sacudidas eran más fuertes, incluso hubo algún momento de pánico cuando en una maniobra brusca el avión tuvo que hacer un descenso rápido de altura. Los más piadosos rezaban e incluso alguno sacó un rosario, los más miraban aterrados a todos lados sin saber que decir con la esperanza de que acabara pronto. Tan sólo el niño pequeño seguía jugando tranquilamente con sus cochecitos al final del pasillo y solo trataba de que estos no se le escaparan en alguno de los movimientos del aparato.

Finalmente el avión logró atravesar la zona de peligro y estabilizar el vuelo. El piloto comunicó que todo había pasado y que proseguían con normalidad y la gente irrumpió en aplausos aliviada. Todos menos el niño, que ajeno lo que había pasado seguía jugando tranquilamente. Uno de los pasajeros se percató del hecho e intrigado le preguntó.

-Oye niño, ¿no tuviste miedo?

-No- respondió

-¿Ni siquiera cuando el avión bajó tan rápido que parecía que se iba a caer?

-No

-¿Y cómo es eso?

-Mi papá es el piloto- respondió sonriendo.

La moraleja, que el propio Seoane realiza, es preguntarnos quién es el piloto de nuestra vida, a quién le hemos dado los mandos de la misma, ¿al dinero, al prestigio, a los afectos…?. Porque habrá momentos plácidos, pero también los habrá de problemas y dificultades, muchas veces necesarios para nuestro crecimiento personal, pero si tenemos puesta nuetra fe en Dios, si es Él en quién hemos puesto nuestra esperanza, podremos decir seguros como el niño, MI PAPÁ ES EL PILOTO.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Cuento, Música católica. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s