¿La asignatura de religión es confesional?…empecemos rezando pues.

Publicado originalmente el 6-12-11

Suelo empezar la clase de religión siempre de la misma forma. Primero pido a mis alumnos que se pongan en pie y solicito un voluntario para que salga a la pizarra y haga una oración colecta, aquella que hace una persona en nombre de un grupo, si no sale nadie la hago yo mismo. Les enseño a que el que salga adopte con sus manos un gesto de oración, (solamente él) mientras la realiza: con las palmas de las manos hacia arriba, juntas o hacia el frente como en cruz, lo que quiera.

Les sugiero que de forma personal hagan una acción de gracias “Señor te doy gracias por esto y aquello”, una petición “Señor te pido lo otro y lo de más allá” y que recojan la oración con la fórmula “Por Jesucristo nuestro Señor” a lo que sus compañeros responden con unAmén”.

Esta actividad tan sencilla, de apenas 1 minuto, me ha reportado muchísimas satisfacciones y también algún que otro dolor de cabeza. Lo más importante es que muchos chavales se encuentran con la oración, algo que en su mayoría no tienen costumbre y empiezan a tener, aunque de forma muy incipiente, una relación personal con Dios: le agradecen por las cosas que les van bien, les piden cuando tienen a la abuelita enferma, etc.

Por otro empiezan a perder el miedo a significarse, aunque sea con los compañeros de la asignatura. De hecho es muy normal que al principio de curso nadie quiera salir de voluntario y conforme avanza este hay incluso pugnas para ver quién es el que la hace.

Pero por otro lado, y aunque de menor importancia, también he tenido algún que otro rechazo. En una ocasión una chica me dijo que ella no era creyente (sí, pero había escogido la asignatura) y no quería hacer oración. Le dije que simplemente se pusiera en pie en señal de respeto y que a la hora de la respuesta se callara en lugar de decir el amén. Lo entendió perfectamente y así lo hizo.

Algo parecido me pasó, tristemente, con un chico cuya familia era de los Testigos de Jehová. No quería participar, ni ponerse en pie ni mucho menos decir amén. Que se mantendría sentado y en silencio pero nada más. Le dije que las normas en clase las dictaba yo como profesor y que ponerse en pie era una simple señal de respeto, pero ni aún así. No se trataba del contenido de la oración (era dar gracias y pedir a Dios, un gesto común en cualquier religión) sino de compartir oración, aunque fuese de forma presencial, con alguien de una religión distinta a la suya. Hasta vino su madre y muy educadamente me felicitó sinceramente porque entendía que yo era alguien que me preocupaba seriamente por la formación de mis alumnos, cosa que no habían hecho según ella mis predecesores, peo que en cuanto al gesto de levantarse entendía que era una decisión “dictatorial” por mi parte. Remití el asunto a la dirección del centro y lo dejé correr.

En otra ocasión me llamó la jefa de estudios del centro en el que me había incorporado no hacía mucho, una persona de la que obtuve siempre colaboración y jamás tuve ningún otro problema. Me dijo que le habían explicado los alumnos lo que hacía el “nuevo de religión” y que yo tenía que comprender que un aula no es un templo ni un centro de culto, más en un centro público. En un primer momento su observación me cayó como un jarro de agua fría y le contesté con algo de brusquedad, por lo que luego me disculpé, pero le dije que el profesor de tecnología no solamente les indica lo que es un destornillador, si no que también les hace manejarlo y que el primero que sabía la diferencia entre el colegio y la Iglesia o entre la clase y la catequesis era yo. Cuando le conté exactamente lo que hacía entendió que no había ningún problema.

Pero quizá lo más duro es cuando comentarios así te vienen de tus propios compañeros de asignatura

Me han dicho tus alumnos que tu clase parece un grupo parroquial y que les haces rezar, levantar las manos al cielo y cosas así.

¿Qué decir entonces? Primero explicar otra vez qué es exactamente lo que hago y luego algo así como

Querido compañero, ¿nuestra asignatura es confesional, verdad? Pues en eso caso empezarla con un pequeña oración es lo menos que podemos hacer.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Clase de Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s