¿Un cura puede enamorarse de una mujer?

  • ¿Un cura puede enamorarse de una mujer?– lanzo la pregunta al aire en la clase cuando voy ha hablarles del enamoramiento y de la decisión de amar.

  • Pues no, no puede– contestan algunos

  • ¿y por qué no?

  • Pues por eso, porque es cura.

Ciertamente el campo está abonado, existe una confusión de términos a aclarar y que por tanto nos permitirá descubrir cosas nuevas juntos.

  • Tenemos que ver entonces una cosa, ¿los sentimientos son voluntarios o involuntarios?– casi todos se quedan pensando, por los gestos que hacen no lo tienen nada claro- Os pondré un ejemplo ¿tú puedes decidir que alguien te caiga mal?, ¿puedes decidir que una cosa te dé miedo?

  • Pues no– suelta el más decidido- yo no puedo hacer que me den miedo… las escaleras.

  • Correcto, aunque es probable que te diesen miedo si de pequeño te caiste por una, pero como bien dices eso no lo decidiste tú

  • ¿pero lo de que alguien te caiga mal? Yo decido con quien me junto o de quien paso…

  • Sí, pero no confundas, la decisión que tomas es posterior a tus sentimientos– pone cara de escepticismo- Veamos, dime el nombre de una amiga tuya muy amiga– me dice un nombre- Pues bien, haz que ahora mismo te caiga mal, decide que te resulte antipática.

  • Eso no puedo hacerlo, si me cae mal alguna vez será por algo…– su rostro se ilumina mientras lo va diciendo, ya lo ha entendido

  • Pues lo mismo ocurre con enamorarse, enamorase es un sentimiento y los sentimientos se forman en nuestra mente sin nuestra voluntad, normalmente relacionados tanto con nuestras emociones como con nuestras experiencias pasadas, por eso a veces son tan sorprendentes.

  • ¿sorprendentes?

  • Sí, un día resulta que te vuelve loquita ese compañero tuyo que tiene gafas y tú te preguntas ¿pero cómo me tiemblan las rodillas ante este chico si a mí nunca me han gustado los que llevan gafas? – las chicas ríen, ellos se hacen los duros- o resulta que no puedes quitarte de la cabeza a esa chica delgadita cuando a ti siempre te han llamado la atención las pechugonas– ahora ríen todos.

La cosa parece que marcha, los chicos están interesados y puedo seguir profundizando.

  • Ahora bien, los sentimientos son muy importantes, forman parte de nosotros, pero pueden ser también peligrosos y por eso debemos aprender a manejarlos

  • ¿pero no has dicho que son involuntarios, que no dependen de nosotros?

  • Que surja un sentimiento no puedes evitarlo, pero sí que puedes fomentar las circunstancias en las que es posible que aparezcan o evitarlas hasta que disminuyan– esto ha sonado a chino- Vuelvo a los ejemplos, te ha llamado la atención una chica, tú procuras hablarle, conocerla un poco mejor, intentar quedarte con ella a solas… es posible que así surja el enamoramiento… o no, que no haya ningún tipo de “magia”. O al revés, te ha hecho gracia la novia de tu mejor amigo, y evitas esas mismas circunstancias para que no surja nada más que complique vuestra amistad.

  • ¿Incluso si te has enamorado ya?

  • Incluso, aunque no sin dolor. ¿Recordáis el caso del cura que os pregunté? Veamos, un cura de repente nota que se ha enamorado de una chica de su parroquia, es un sentimiento que le ha surgido, no lo puede evitar. Pero por mucho que le guste, él ha decidido ser cura y esa es su auténtica vocación, ¿qué puede hacer?

  • Pues probablemente algo como lo que has dicho– contesta uno- evitar quedarse con ella a solas, no darle ningún trato especial ni interesarse en sus circunstancias personales…

  • Es muy correcto. Y así es posible que el sentimiento vaya disminuyendo hasta desaparecer, o incluso aunque así no sea, que el sacerdote sea responsable con su vocación y se diga a sí mismo “aunque me he enamorado de esta chica, no quiero dejar de ser sacerdote, y me guardaré este sentimiento para mi, pero nada más”

  • ¿Y los que no son sacerdotes?

  • Lo mismo, enamorarse es involuntario, decidir amar no. Si te enamoras de un chico que es un violento y piensas que una relación con él sería un peligro, te apartas, como del fuego.

  • ¿Pero eso no es ir en contra de lo que realmente somos?

  • No, pero gracias por la pregunta, por que esa es la cuestión del millón. Los sentimientos forman una parte importante de mí, pero no son yo. Yo soy mucho más que sentimientos, también tengo inteligencia, razón, voluntad, moral, proyectos… obrar sólo por sentimientos es un absurdo. Veamos, si un señor de 50 años casado y con hijos deja a su familia y se va con una chica de 25, ¿podemos disculparlo por que son sus sentimientos?

  • Pues no, ese tío es es un sinvergüenza.

  • Pues igual ocurre con toda nuestra vida. Yo puedo tener odio hacia alguien, pero puedo decidir tratar de aminorarlo o matar a esa persona

  • ¿Y con el amor?

  • Permíteme que te conteste con una pregunta, cuando vayas a casarte y le digas a tu novio lo de “prometo amarte en la salud y la enfermedad todos los día de mi vida” ¿qué estás comprometiendo, tus sentimientos o tu voluntad?– silencio- dicho de otra manera ¿tu puedes saber lo que sentirás dentro de 20 años?– niegan con la cabeza- pues entonces no puedes comprometer tus sentimientos, ya que no tienes control sobre ellos, lo que puedes comprometer es tu voluntad, que libremente has decidido estar con esa persona, apoyarle y acompañarlo el resto de tu vida– “tensión” en el ambiente.

  • ¿pero entonces debemos seguir con alguien aunque se haya pasado el amor?

  • No el amor, el enamoramiento. Ese enamoramiento romántico que os hace estar tan capullos– ríen- desaparece, es ley de vida. Pero si eres consecuente con tu decisión, sobre él crece lo que llamamos el amor verdadero, que tiene mucho más que ver con la complicidad, la ternura o la compenetración, eso es lo que te hace amar de verdad.

La idea general está clara, pero aún hay mucho que matizar…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Clase de Religión, Educación afectivo-sexual, Iglesia. Guarda el enlace permanente.

39 respuestas a ¿Un cura puede enamorarse de una mujer?

  1. Dory dijo:

    Me ha parecido increíble lo que acabas de explicar. Me gusta mucho la forma con la que hablas a los jóvenes. Animo Jose Luis.

    • katerine dijo:

      Lo que sucede es que un cura dice que yo le gusto mucho y que piensa mucho en mi, dice que no tiene nada de malo, que el siente que es hombre, que yo le atraigo mucho.

      Me escribe mensajes y hasta de tipo subidos, yo jamás imaginé que los sacerdotes pudieran llegar hacerlo, a mi me cae muy bien, me gusta sentir que le gusto, pero es que yo tengo 35 años, jamás he tenido novio y él dice que es hora de que tenga relaciones y él quiere que tengamos relaciones sexuales, ya hemos iniciado con algo, nos hemos besado, me ha besado los pechos y quiere que ya me entregue por completo, pero a mi me da susto terrible que se enteren, además tantas consecuencias y sobre todo creo que es pecado, él dice que no, pero otros sacerdotes dicen que si yo no entiendo nada.
      Quisiera que esta pregunta la contestara un católico practicante de forma objetiva, yo respeto a las personas que pertenecen a otros credos pero ellos son muy subjetivos con nosotros los católicos y con todo el respeto siempre buscan ofendernos. Gracias

      • La paz Katerine: tú historia resulta tan increíble que no sé si me estás tomando el pelo, si sólo quieres comprobar cuál sería mi respuesta en ese caso o si realmente es verdad (si es así te pido perdón por mis dudas) en todo caso voy a responderte dando por hecho que es cierto pero sólo a nivel general, es decir ¿qué habría que hacer si un sacerdote trata de seducir a una inocente mujer que nunca ha tenido novio diciendo que tengan relaciones sexuales pues es algo normal y que no es pecado? La respuesta, y para que me entiendas, es muy sencilla: DALE UNA PATADA LO MÁS FUERTE QUE PUEDAS EN LOS TESTÍCULOS.
        Que un sacerdote se sienta atraído por un mujer, como explico en el artículo, es normal, la atracción es un sentimiento y los sentimientos son involuntarios, de la misma manera que a un hombre casado le pueden atraer otras mujeres.
        Que un sacerdote trate de seducir a una mujer y que encima quiera engañarla diciendo que no es pecado es por contra un pecado y gravísimo: primero porque es un hombre soltero y debe abstenerse de relaciones, segundo porque abusa de su posición de sacerdote para cometer pecado mintiendo y engañando a una persona inocente y tercero porque resulta un escándalo dada su condición.
        Después de darle una patada en los testículos (o en caso de que no puedas) ve a hablar a tu diócesis y comunícalo de forma discreta pero oficial lo que te está pasando, para que tomen cartas en el asunto y en lo personal, por mucho que te atraiga, rompe cualquier relación con él, no lo veas, no le hables, no le cojas el teléfono, cambiáte de parroquia… lo que sea pero no dejes que te arrastre con su pecado, eso te destrozaría. Si realmente quieres tener novio pídele a Dios que te lo conceda, pero no destruyas tu vida ni tu alma.

  2. ¿Gracias?, me refiero, “increíble” en qué sentido…

  3. María José dijo:

    Hoy día lo que se estila es dejarse llevar por los sentimientos y los deseos y satisfacerlos de inmediato. No hay ganas de esforzarse en gobernarnos a nosotros mismos. Y esa forma de actuar lejos de hacernos libres nos hace esclavos porque sólo vence el que se vence a sí mismo. ¡Muy bien llevado este tema, gracias!

  4. Cristina dijo:

    Pero que buen artículo que explica muy bien la brújula que dirige a la sociedad hoy en día. Me sirve muchísimo para explicar cosas a mis hijas…
    ¡Gracias!

  5. Pablo dijo:

    Me ha encantado. Gracias!

  6. amparo n. dijo:

    Muy de acuerdo… gracias por compartirlo

  7. maria dijo:

    ¡Muy buena la explicación!,¡gracias por compartirla!, !Felicitaciones!-

  8. María dijo:

    Necesito una respuesta sincera, es que no se ni como empezar, bueno la cosa es que me siento atraída por un sacerdote, creo que me gusta mucho pero él no sabe nada de lo que yo siento por él y para empeorar las cosas soy casada y mi esposo esta privado de su libertad y tampoco sabe nada. Necesito un consejo ¿que hago?, por favor, ayúdenme.

  9. Sabes bien lo que tienes que hacer, María, ya has leído el artículo. No te sientas culpable porque hayan surgido en ti esos sentimientos, son involuntarios y por tanto no te crees ningún cargo de conciencia por ello, PERO EN NINGÚN MOMENTO TE DEJES ARRASTRAR POR ELLOS, sólo te destruirías a ti, a tu marido, al sacerdote y harías mucho daño a la Iglesia de Cristo. Apártate de ellos como del fuego, evita quedarte nunca a solas con ese hombre, cambia de parroquia si es necesario, por mucho que te duela, y ofrece tu sufrimiento a Dios que Él hará cosas grandes en tu vida.
    De todas formas no tomes estas palabras como una respuesta, son sólo una orientación, busca otro sacerdote y coméntale lo que te pasa y déjate aconsejar por él.

    • Angela dijo:

      Josè Luis, es interesante el tema que aquí tocas, pero me queda una duda, ¿Cómo haces para evitar un enamoramiento? ¿por què queda prohibido sentir cosas que llenan el alma por un sacerdote? Si esa es la única razón de vida que te queda, ¿por què apartarte de eso?…
      Te digo todo esto porque paso por una situación de enamoramiento con mi sacerdote y aunque se que no se lo podré decir por “respeto”, me siento plena, feliz, amada y Viva. Me encanta cuando me abraza, cuando me da un beso en la mejilla, cuando me habla, todo me encanta de él. Entonces ¿por qué evadir algo tan hermoso? Gracias por contestar.

      • AVISO: ESTO ES SÓLO UNA ORIENTACIÓN GENERAL, PARA CADA CASO CONCRETO LO MEJOR ES CONSULTARLO DIRECTAMENTE CON UN CATEQUISTA DE CONFIANZA O CON UN SACERDOTE (EN ESTE CASO, OTRO SACERDOTE DISTINTO DEL QUE MOTIVA LA SITUACIÓN). EN NINGÚN MOMENTO ESTE BLOG ES NI PRETENDE SER UN CONSULTORIO
        Un enamoramiento, como todo sentimiento, no puede evitarse que surja, pero sí que se puede alimentar para que crezca o evitar hasta que desaparezca. No somos responsables de nuestros sentimientos, pero sí de lo que hacemos con ellos. Una mujer puede enamorarse de un hombre casado, o de un maltratador… pero esos sentimientos, por muy hermosos que puedan parecer no conducen a ningún lado o, lo que es peor, pueden finalmente hacer mucho daño, tanto a la propia persona como al otro, por lo que hay que huir de ellos como del fuego. Los sentimientos forman parte importante de nosotros, pero somos mucho más que sentimientos.
        El único amor que puede hacernos felices verdaderamente es el de Dios, todos los demás, incluso los que sentimos por nuestro cónyuge, o nuestros padres o hijos son hermosos y maravillosos, pero nunca llegan a saciar del todo el corazón del hombre. Dios es la fuente de la felicidad del ser humano y por eso debemos orientar mi vida hacia él. ¿que quiere Dios para mí? ¿cómo puedo hacer su voluntad?. Un sacerdote es alguien que ha encontrado una respuesta concreta a esa pregunta: servir a Dios y a su Iglesia a través de la consagración y dedicación plena. Un matrimonio cristiano tiene otra distinta, igual que la puede tener una religiosa…
        ¿Cuál es la vocación de mi vida?, ¿a que me llama Dios?… a una mujer pueden surgirle sentimientos de afecto hacia un sacerdote, pero evidentemente Dios no le llama a unirse con él, él ya tiene su camino, por lo que esos sentimientos, por muy bonitos que puedan parecer no conducen a ningún lado. Si Dios tiene preparado un hombre para ella es por él por quien debe esperar y rezar, no por otro. Si Dios quiere consagrarla definitivamente a Él debe buscar caminos para discernir si es esa su respuesta…
        Naturalmente esto puede implicar un sufrimiento, evidentemente, apartarse de la persona por la que tengo estos sentimientos para que vayan desapareciendo, pero el Señor es poderoso y recompensa con creces ese sacrificio… vivir en la dimensión de la cruz significa tener también la certeza de la resurrección.

  10. María dijo:

    Gracias por su consejo, eso es precisamente lo que voy a hacer antes de que sea demasiado tarde.

  11. valentina dijo:

    Este artículo me cayó como anillo al dedo, porque desde hace unos meses me nació un sentimiento puro y genuino por un sacerdote. Me he dado cuenta que él como que sabe que me gusta y lo que me confunde es que busca acercarse a mi en vez de huir. Estoy soltera tengo 22 años y el 28, es una situación difícil y no sé que hacer.

  12. Yannaki dijo:

    Resulta anticristiano y vergonzoso que para sostener una ley antievangélica digan:
    “Pues probablemente algo como lo que has dicho- contesta uno- evitar quedarse con ella a solas, no darle ningún trato especial ni interesarse en sus circunstancias personales…”
    ¿Qué sucede con ustedes que maltratan tanto a las mujeres?, ¿con qué criterio se creen con derecho a “no interesarse en las circunstancias personales” de alguien sea quien sea y, y con más motivos si se trata de la mujer que aman?. ¿Acaso no tienen obligación de interesarse y ser caritativos con todos?
    Entonces sepan señores que esa mujer es parte de “todos” y no es un ser descartable, y si la descartan están cometiendo una injusticia muy grande de la que le van a rendir cuentas a Nuestro Señor Jesucristo, quien nunca nunca habló y ni hablaría como ustedes, que no parecen cristianos sino hombres de corazón duro. ¿Qué sucede si esa mujer esta pasando por un drama en su vida? ¿Tienen ustedes derecho a dejarla de lado o acaso les enseñó Jesús que no se ocupen de sus asuntos personales y dejen de tratar con ella, quien se sentirá confundida sino tiene ninguna explicación? Comprendan que pueden poner en peligro la fe y el alma de esa mujer si la maltratan, la abandonan sin explicación, la desprecian y la dejan de lado; Justamente ustedes tienen que dar ejemplo de Misericordia, piedad, longanimidad, y no del rechazo hacia una hermana o hermano.
    Reflexionen, que a Dios no le gustan las injusticias.

    • Gracias por sus comentarios. Permítame aclararle que soy responsable de lo que digo y escribo, no de lo que otro pueda interpretar y en su caso creo que las conclusiones a las que ha llegado no concuerdan en nada con lo que yo he escrito, es probable que haya hecho una lectura excesivamente rápida y no haya captado el contenido del artículo o bien que tenga unos prejuicios previos que le impidan analizar objetivamente el mismo (repito, “probablemente”, ya que no le conozco de nada). Así que por si no ha quedado del todo claro, permítame tratar de hacerlo:

      – La frase en boca del alumno refleja una medida de precaución ante los sentimientos del sacerdote, no un desprecio para nadie.

      – No sé a qué se refiere con “ustedes”, escribo el artículo a título individual y yo no he maltratado a ninguna mujer, por lo que le pediría una disculpa por su grave acusación.

      – Como bien dice, el sacerdote tiene la obligación de preocuparse por todos sus fieles, por todos, no por algunos en especial.

      – Si usted encuentra en mi artículo alguna frase que diga que un sacerdote deba “descartar” a alguien, abandonar o maltratar o despreciar o rechazar a alguien hágamelo saber, por que yo no he escrito tal cosa.

      – Dice usted “la mujer a la que aman”. Repase el artículo y recuerde que “enamorarse” y “amar” son dos cosas distintas. El primero es un sentimiento involuntario, el segundo es una decisión y ahí sí que entra la voluntad.
      Un sacerdote que ha decidido entregarse por entero y célibe al servicio de la Iglesia no puede evitar en un momento determinado que le surjan sentimientos hacia una chica, pero sí que puede voluntariamente ser fiel a su vocación primera y no alimentar sus sentimientos.
      Es el mismo caso de un hombre casado que en un momento determinado puede sentirse atraído incluso enamorarse de otra mujer, pero que voluntariamente se mantiene fiel a su esposa a quien ha decidido amar hasta la muerte.

    • estrella dijo:

      Apoyo lo que decís. ¿Por qué nosotras debemos renunciar a ellos y aceptar que ellos nos evadan y nos ignoren sin dar una explicación, que huyan ahí dejándonos nadar en nuestras penas y sin saber para donde ir?.
      Ellos también son culpables de lo que nos pasa y por eso no deberían dejarnos con nuestro dolor, que al dejarnos por elegir su propia vocación nos hace daño. Sin explicaciones se alejan d nuestras vidas y nos dejan que nos arreglemos con el sentimiento que ellos causaron e hirieron al abandonarnos por causa d una tentación compartida.

  13. estrella dijo:

    Es muy acertado lo que has dicho sobre los sentimientos de un sacerdote. Yo he llegado a tener algo con uno que no llegó a ser del todo tan intimo, porque él se arrepintió y lo cortó ahí, luego de un tiempo en el que venia enviándome mensajes y hablándome, demostrando indirectamente su interés por mi hasta que nos encontramos y sucedió lo que te dije antes.

    Desde ese día me empezó a evadir, a ignorar, a esquivar.Y hace poco le dije si iba a estar al otro día para confesarme con él antes de la misa y me dijo sí, pero al otro día me dejó colgada y llegó sobre el horario de la misa.
    Ahora mi pregunta es, con respecto a lo que dijiste que lo que él probablemente tendría que hacer ante una situación como esta, lo de, “evitar quedarse con ella a solas, no darle ningún trato especial ni interesarse en sus circunstancias personales…” es verdad, lo está haciendo conmigo, pero eso se refiere al hombre y se supone que él en todos los ordenes de la vida y todo el tiempo es y será un sacerdote. Entonces ¿cómo puede negarme el derecho de la confesión?, ¿cómo puede negarme la ayuda espiritual q yo necesito y que fue causada por él?, ¿quién más que él para entenderme y hacerme comprender que lo nuestro no puede ni podrá se?, ¿como explicarle a otro sacerdote lo que me pasa con otro cura?, es duro, yo no podría.
    Mas allá de esto el sacerdote se debe a su comunidad y quiera o no yo soy una feligresa a la que debe atraer a su rebaño, no alejarla, ellos son cazadores de almas y pastores de ovejas a las que tienen que tener todas en su rebaño.
    A pesar de todo esto yo pienso también que a mi sacerdote le falta la madurez para enfrentar las cosas y venir a decirme d frente como él se iba a manejar de ahí en adelante. Mi pregunta final es, si me borra de su vida sacerdotal con toda la indiferencia con la que se maneja hacia mi para no sentir lo que siente por mi, entonces ¿por qué no me borra de su facebook aunque no me escriba más ni nada? Besos

  14. La paz Estrella. Veo por estos comentarios que no se trata de un tema pastoral, sino de un tema personal. Ya no hablamos pues de un sacerdote que puede sentir atracción o incluso enamorarse de una mujer, sino del caso contrario o de una atracción mutua.

    No sé si me equivoco, pero si no es así, tu respuesta lo deja muy claro: él puede haberse sentido atraído por ti en un momento dado (repito, sólo especulo con lo que has escrito, pues ni te conozco ni le conozco) pero por lo que dices tiene clara su vocación sacerdotal y ha decidido seguirla.

    Respétalo pues. No uses su propia condición sacerdotal para quedarte con él a solas o hablarle de tus cosas. Si lo que buscas es confesión, pídesela a otro sacerdote. ¿O acaso quieres hacerle sufrir? ¿o ponerlo en un compromiso, quizás?. Renuncia a Él, si lo haces el Señor seguro que tendrá otra cosa preparada para ti mucho mejor, pero no vayas por un camino que lo único que puede llevar es a hacerte daño a ti y a otros muchos. (vuelvo a repetir, esto es sólo una orientación basada en lo que has escrito)

    • pequena enamorada dijo:

      Es muy duro pues yo estoy esperimentando esa situacion pues el sacerdote de mi parroquia cuando yo le dije de mis sentimientos el se porta exactamenemte como lo explica jose luis yo he sufrido mucho por la actitud de el porque necesitaba respuestas y no las tenia poreso me meti a esta pagina para respuestas y las he encontrado ahora entiendo porque me evade me duele pero lo entiendo porque yo no quiero nada de el porque el le pertenece a Dios y yo le tengo temor a Dios y aparte estoy casada y tengo hijos por ningun motivo esto puede ir a ningun lado pero lo que me confunde es que cuando yo hable con el referente amis sentimientos yo le pregunte si el sentia lo mismo que yo y el dijo que no pero yo siento que si porque aveces cuando yo lo veo el tambien me ve y antes de decirle de mi cituacion el era bien atento con migo texteavamos y logramos salir a caminar una tan sola vez y pensabamos salir a comer pero ya no se pudo porque se alejo de mi aunque no se porque pero siento que tambien el esta sufriendo igual que yo. Lo veo en sus ojos pero le pido a Dios por mi y por el

  15. Enamorada dijo:

    Actualmente me encuentro enamorada de un sacerdote y el de mí, he buscado la respuesta en Dios y simplemente soy vulnerable ante el amor. Dios permitió que lo conociera, que nos fijáramos el uno del otro. Es algo inmenso que siento, lindo y profundo. Quisiera que nuestro amor perdure, y lo cuido como mi mayor tesoro. Pero siento que El es un excelente sacerdote, motiva, alegra y entiende a la gente, no quisiera que abandonara el sacerdocio porque creo que quedaría vacío. No encuentro que hacer, este amor me llena, pero me da miedo lo que pueda pasar.

  16. Es normal que muchas mujeres solas anden enamoradas del cura, alimentando relaciones platónicas y una dependencia emocional y afectiva que choca con la realidad, pues el cura no puede responder a ese enamoramiento.
    Por otra parte la mayoría de los sacerdotes se aprovecha para tener a esas mujeres a su completa disposición para toda clase de servicios.
    Además, cuando una mujer cualquiera busca a su párroco para un acompañamiento espiritual suele suceder que el cura manifieste temor y una actitud aprensiva porque piensa, como todo hombre machista, que dicha mujer le está coqueteando.
    En general los sacerdotes son personas de una gran inmadurez en el aspecto afectivo y sexual y no pueden estar cerca de una mujer sin sentirse perturbados. Lamentablemente eso impide cualquier relación normal entre una mujer y un sacerdote. Y no me refiero a una relación afectiva o sexual sino simplemente a una relación de ser humano a ser humano.

    • Ana dijo:

      Clara Elvira Camargo Uribe, te respondo:
      Esta persona a la que yo hice referencia no es inmaduro, efectivamente, por otra parte es un ser maravilloso al que conozco desde hace muchos años, fuimos amigos desde antes de ordenarse, tenemos casi la misma edad, pero bueno, ahora surgió el amor, pero con madurez, con responsabilidad, sabiendo cada paso que damos, hasta cada uno con su vida, hasta que él se recupere totalmente.
      No juzgues, es verdad que muchas mujeres coquetean, pero en mi caso fue al revés, él me confesó lo que yo ya sentía, pero nunca se lo había manifestado porque no quería romper entre nosotros la amistad de tantos años, además ni siquiera nos veíamos ya que vivimos en ciudades diferentes.

  17. Ana dijo:

    Yo estoy en este momento enamorada de un sacerdote y el caso que él también de mi, pero por razones de salud no puede dejar el ministerio, ya que se le dificultaría llevar una familia adelante por el momento.
    Eso no significa que en un determinado ya se ponga bien, ya me ha dicho que no bien tenga el alta definitiva dejara todo para que nos casemos, así que no veo nada malo en que se enamoren y quieran formar un hogar.
    En mi caso soy soltera, sin hijos, aquí él no estaría rompiendo ninguna pareja.

    • La paz Ana, ciertamente él no estaría rompiendo ningún matrimonio, serías tú la que estarías rompiendo su vocación. Ahora bien, si él tiene claro que su vocación es formar una familia y no la del sacerdocio, que se lo diga ya al obispo y que empiece su proceso de secularización. Lo de seguir siendo sacerdote por razones económicas es un sinsentido y mientras dura ese proceso tú respétalo y mantente al margen, que mientras la Iglesia no diga otra cosa él es sacerdote. Luego debes tener en cuenta una cosa (hablo en general, no de tu caso particular) si un sacerdote deja su vocación para irse con una mujer, quién le asegura a esa mujer que de aquí a un tiempo no la deja a ella para irse con otra.

  18. sarita dijo:

    Ayúdenme, Yo me enamoré de un sacerdote y yo creo que él también en silencio de mi.
    Recientemente que me iba a confesar me salió diciéndome “pasa, siéntate, hable mi amor”. A mi me sorprendió pero también me gustó. Yo a él si le amo de verdad pero tampoco quiero que deje su sacerdocio.

    • Querida Sarita, el enamoramiento es un sentimiento y los sentimientos son involuntarios, pero el que los alimentemos o no, es decisión nuestra. Primero deja de creer que porque te haya dicho una expresión cariñosa es que siente lo mismo, lo más probable es que sea fruto de tu imaginación o de tu deseo. En cuanto a qué hacer en concreto te recomiendo que leas los comentarios de este artículo y lo que he respondido a mujeres que se encontraban en una situación similar.

  19. Judith dijo:

    Primero que nada quiero felicitar a la persona que da las respuestas, imagino es un sacerdote por la forma tan didàctica, sencilla, inteligente y bien explicada, pero sobre todo con la paciencia con que maneja tan delicado tema. Me parecere muy acertada una pagina o articulos de este tipo ya que obviamente es una situacion que se presenta màs a menudo de lo que se piensa y es de gran ayuda para tantas personas que pasan por dicha situaciòn. Dios lo bendiga y lo siga iluminado con tan gran don… GRACIA….

    • Gracias por tus comentarios. No soy sacerdote.Soy laico, padre de familia, con estudios de Teología, Ciencias Religiosas y Educación Afectivo-Sexual y he trabajado algunos años como profesor de religión.

      • Luisa dijo:

        Hola… leí todos los comentarios que hacías a las chicas que se encuentran en esta terrible situación. Lo digo así por que lo sufro y aunque es un sentimiento que me hace feliz no deja de ser pecado para mi.

        Estoy casada y tengo un hijo pero ya no amo a mi esposo… esto sucedió antes de conocerlo a él, al sacerdote que amo. Le confesé que me gustaba y al parecer a él le agradó saberlo… no estaba segura que el sintiera lo mismo y me alejé por un tiempo de la parroquia, pero al volver me dijo que me había extrañado y me confesó lo que sentía por mi.

        Me siento culpable por que yo inicié todo y aunque no ha pasado de caricias y abrazos no quiero dejarlo pero tampoco quiero que él sufra, lo amo con todo mi corazón. ¿cómo puedo renunciar a él ahora que sé de sus sentimientos hacia mi?

  20. Querida Luisa, nada nuevo que a las otras personas que han escrito puedo decirle, es más, he llegado a pensar que su misiva no era más que una invención para insistir en el tema, discúlpeme si no es así.

    Se lo digo por que su mensaje contiene en sí la respuesta: si sabe que tener relaciones con un sacerdote es pecado y más estando casada ¿qué más hay que decirle? ¿quiere usted que su pecado destroce su matrimonio, el sacerdocio de este hombre y los convierta a los dos en adúlteros y queden fuera de la Iglesia? Si así lo hiciera es evidente que usted no obraría por amor, sino por puro egoísmo, buscando en otro hombre lo que no encuentra en su marido sin importarle las consecuencias.

    Si ha leído el artículo verá que lo sentimientos son muy importantes, pero que las personas somos mucho más que sentimientos, también tenemos inteligencia, voluntad, valores, fe… dejarse llevar por los sentimientos sin tener en cuenta todo lo demás es caer en un pozo sin fondo. Si los sentimientos le son ocasión de pecado renuncie a sus sentimientos, por mucho que le duela. Huya de ese hombre, de su parroquia, de los lugares que frecuenta… como se huye del fuego y hágalo ya.

    Tiene usted otra misión, recuperar el amor y el afecto que tuvo con su marido. Para ello la Iglesia le puede ayudar y mucho. hable con él y pídale ir juntos a algún grupo de la Iglesia para matrimonios, que los hay muchos y maravillosos. Dios les ayude.

  21. ISADORA dijo:

    Enamorarse de un sacerdote es una amor transferencial, y por tanto platónico.
    El sentimiento es real. Se puede dudar de lo que se piensa pero no de lo que se siente.
    En cuanto reconozcas ese sentimiento y lo asumas tienes que pensarlo y elaborarlo para así comprenderlo y resolverlo. La distancia y el tiempo te ayudarán a comprenderlo y podrás estar disponible para vivir el amor real. El continuará con su sacerdocio. Si le amas de verdad demuestraselo respetando su vocación.

  22. sandry dijo:

    Yo estoy enamorada de un sacerdote y pienso que se ha desarrollado en mi un amor que nunca senti por nadie.

    Se que no puedo esperar nada de él, porque el nunca dejará de ser Sacerdote, se que nunca podré caminar de su mano, que siempre todo es a escondidas y con el tiempo contado. Pero también sé que aunque él jamás me haya dicho que me ama, en 5 años que llevamos viéndonos, sí me ama, con su sonrisa, con sus cuidados, con su preocupación por mi, me envía mensajes cristianos de buenos días, de buenas noches, siempre con un Dios le bendiga, Dios le acompañe, siempre siempre y me ha enseñado a tener objetivos en la vida, a crecer como persona, a no sufrir por cosas vanas, a tomar decisiones y a ser responsable con las consecuencias…

    Sí hemos tenido sexo, no es de siempre, algún rato que se da el momento, es mágico y lleno de pasión, y uno siente cuando también lleva amor, y yo siento que si y mucho, aunque nunca lo dice… aunque el quiera negarlo, un día me dijo “es solo sexo, no se llama hacer el amor” y cuando acaba ese mágico momento, se tapa la cara y dice “no me diga nada, el pecado me avergüenza y me siento mal”, y deja de hablar por 2 o 3 días.

    Pero su cariño, su dulzura, su amistad, su compañerismo, su confianza porque me cuenta sus cosas, me llama cuando algo le pasa, o simplemente para decirme que está cerca y si me puede ver dos minutos, o que me invita un helado, a veces almorzamos juntos, cuando esta cerca con sus compromisos, o simplemente para sentarnos en el auto por unos minutos para sentirnos cerca sin decirnos una palabra….. para mi es algo lindo y muy especial.

    No se cuanto durará, pero pienso disfrutar de estos momentos que me han devuelto la alegría de vivir. Sentirme amada, que alguien se interesa por lo que hago, por lo que digo, que se acuerde de los detalles mas pequeños que hemos pasado, que se acuerde lo que dije con exactitud hace meses, que se sepa que no me gusta la sopa y que me encantan los helados, que me gusta caminar en la lluvia y que me haga volar solo sujetando mi mano….

    • Sandry, le voy a pedir un favor… si quiere usted hacer relatos de fantasía hay muchos blogs de escritores aficionados que le ayudarán a desarrollar su faceta artística, pero no utilice este blog ni para hacerse pasar por mujer ni para inventarse historias. Tras este tema hay gente que está sufriendo y mucha gente en pecado haciéndose daño a sí mismos y a otros para que nadie venga a decir “sí el no me dice que me ama con palabras pero me ama me lo dice con sus sonrisa” y estupideces similares. Gracias

  23. adri dijo:

    Hola, me gusta mucho participar de las actividades de mi parroquia y en realidad nunca tuve mala saña ni intenciones oscuras, hasta hace poco que me di cuenta de que me gusta mi párroco y me da vueltas la cabeza…le traigo hartas ganas pero él no lo sabe o al menos eso creo. No se como sacarlo de mi mente

    • La paz Adriana, te recomiendo que leas las respuestas que he dado a otras mujeres en esta misma página, pero resumidamente te diré una cosa, el enamoramiento es un sentimiento involuntario, no puedes evitar tenerlo, pero si que puedes saber qué hacer con él. En este caso huye como del fuego. Si no puedes quitártelo de la cabeza aléjate de él, cambia de parroquia si es necesario… de lo contrario puedes acabar haciéndote mucho daño e incluso a él mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s