¿Por qué la Iglesia prohíbe los anticonceptivos?

  • Profesor, ¿Por qué  la Iglesia prohíbe los anticonceptivos?
  • Bueno, no creo que “prohibir” sea el término adecuado, la Iglesia no es un juez o un gobierno para prohibir nada, pero si que es cierto que los cristianos consideramos ilícito el uso de medios que sean directamente contrarios a la fecundación.
  • ¿Pero por qué?
  • Bueno, para responder a esa pregunta habría que tener en cuenta que el hombre no solo tiene una dimensión terrena, si no también eterna y sobrenatural -esto les suena a chino- Veréis, los esposos no son los dueños de sus hijos o unos meros fabricantes de niños, son, o deben ser, colaboradores de Dios en la transmisión de la vida humana, por eso para un matrimonio cristiano se convierte en un deber más que una opción.
  • ¿Y debemos tener los hijos que Dios quiera?
  • Bueno, en principio esa es la idea, los hijos son una bendición de Dios, aunque a veces os empeñéis en parecer lo contrario – risas- por eso debes estar dispuesto a recibir y agradecer los hijos que Él te mande como lo harías con cualquier otro don.
  • ¿Entonces sólo hay que hacer el amor para tener hijos?
  • No necesariamente, tened en cuenta que la relación sexual además del aspecto procreador tiene otro aspecto, el unitivo, el de la unión de los esposos. En el acto sexual el hombre y la mujer se unen en uno solo, tanto física como espiritualmente, es una donación mutua, una entrega del uno al otro. Por eso los esposos pueden y deben mantener relaciones aunque por edad o cualquier otra circunstancia ya no sean fértiles. Pero el hombre no es quien para separar deliberadamente esos dos aspectos.
  • Pero hoy en día eso es una barbaridad, ¿Y si Dios quiere que tenga 15 hijos?
  • Bueno, puede que quiera que tengas 15 ó 2 ó ninguno… eso no lo puedes saber de antemano.
  • Ya, pero me refiero a que hoy en día cuesta mucho dinero criar un hijo…
  • Si, eso dicen… todo hijo supone un gasto económico evidente, pero si os fijáis la situación económica familiar en general no es un factor a la hora de tener más o menos hijos, me refiero a que las familias ricas no tienen más hijos que las pobres…
  • ¿Pero si realmente no te lo puedes permitir?
  • Esa palabra es la clave… “realmente”. En ocasiones no es que un matrimonio tenga o no tenga capacidad económica para criar un hijo, si no que no quiere renunciar a un tipo de vida o status por criar a un hijo… pero bueno, supongamos que es así, de hecho la Iglesia es la primera que reconoce que no sólo por circunstancias económicas, si no también psicológicas, de condiciones de trabajo o vivienda, etc. en ocasiones recibir un nuevo hijo puede ser fuente de dificultades y angustias.
  • Entonces… ¿nos fastidiamos y venga a tener hijos igualmente?
  • No se trata de eso, si existen motivos realmente serios y graves, no egoístamente, los esposos pueden distanciar la llegada de un nuevo hijo utilizando los periodos no fecundos de la mujer que Dios ha puesto en la naturaleza.
  • ¿Los periodos no fecundos?
  • Sí, como sabéis la mujer tiene un ciclo fértil de más o menos 4 semanas de duración, que culmina con la regla o menstruación, y durante ese periodo hay días que son muy propicios para quedarse embarazada, que suelen ser los días centrales, y otros cuya probabilidad es mínima. A través de un control de ciertas variables del cuerpo de la mujer como la temperatura o las segregaciones vaginales se pueden establecer con bastante exactitud dichos días, por lo que el matrimonio podría abstenerse de tener relaciones en los días fértiles y al revés. Si os interesa el tema os recomiendo que hagáis algún cursillo de lo que se conoce como planificación familiar natural.
  • ¿Pero entonces es cuestión de método? ¿Si yo decido no tener un hijo no debe dar lo mismo si controlo mis días o si me tomo una pastilla?
  • No, no es lo mismo. No da igual servirte de algo que Dios ha dispuesto en la naturaleza que impedir de forma artificial el desarrollo de los procesos naturales.
  • Pero si Dios nos ha dado la inteligencia no entiendo por qué no podemos servirnos de ella para crear y usar métodos con ese fin.
  • La inteligencia es un don de Dios y la Iglesia es la primera en elogiar y en recomendar que la usemos, más aún si es en algo que nos relaciona tan de cerca con la obra de la creación como es la transmisión de la vida, pero siempre, tanto en este campo como en cualquier otro, respetando el orden que Él mismo ha establecido. Dicho de otra forma, tú puedes usar un don de Dios como es la inteligencia para cumplir su voluntad o para todo lo contrario.
  • ¿Y si quiero usar los métodos naturales por que simplemente no quiero tener hijos?
  • Poder, puedes, pero no es lícito. Como os he dicho no es sólo una cuestión de métodos, si no de que haya circunstancias serias para aplazar la llegada de un nuevo hijo.
  • ¿Pero si a pesar del control de los días te quedas embarazada qué pasa?
  • Pues que tendrás un hijo -risas- que será hijo de Dios y una bendición para ti y tu marido. Eso es lo que significa que todo acto debe estar abierto a la transmisión de la vida. Os debe quedar claro que la paternidad no es un simple proceso biológico, es una vocación que Dios ha inscrito en el corazón de cada uno y el fruto de un amor fecundo…
Anuncios
Esta entrada fue publicada en Clase de Religión, Educación afectivo-sexual, Teología y Biblia. Guarda el enlace permanente.

11 respuestas a ¿Por qué la Iglesia prohíbe los anticonceptivos?

  1. kimanel dijo:

    Pienso que el concepto de “Paternidad Responsable” por el que aboga la Iglesia, nos da potestad para decidir como ejercerla. Que un matrimonio deba estar abierto a la vida no significa que deba estarlo cada vez que tienen relaciones sexuales. Si con métodos naturales, el matrimonio es capaz de ejercer su responsabilidad como padres fenomenal. Ahora bien si por irregularidades en el ciclo no es posible o, simplemente por el temor que pueda provocar la inseguridad, deberemos adoptar otro tipo de método, siempre que no sea abortivo. Creo que en ese aspecto es en el que hay que incidir, que sea abortivo o no (píldora día después, por ej.)
    Saludos y a seguir haciendo Iglesia Universal.

    • Tengo que negarte la mayor, kimanel, porque no se trata de lo que tú o yo pensemos, y así lo deja bien claro la encíclica “humanae vitae” que es la que trata estos temas y cuyas enseñanzas están reflejadas en este artículo. La paternidad responsable no se debe ejercer con métodos artificiales. Otra cosa es que tú en tu libertad actúes conforme al magisterio o no, pero la paternidad responsable que propugna la Iglesia NO te da potestad para decidir como ejercerla.

  2. Pingback: La Iglesia, el SIDA, el condón y la estupidez. | Una jarra de barro

  3. Pedro Luis dijo:

    “Conyugalidad” envuelve y supera “Sexualidad”. Sólo pretendo comprender el Magisterio: Usar los “métodos naturales” como anticonceptivos, también podría considerarse ilícito… Si no es así no tiene sentido. Me explico. Con la finalidad de desplazarse se puede usar coches o caminar. Lo lícito o ilícito no es caminar o ir en coche. si no el fin que se proponga uno desplazándose, y si en el trayecto causa o no causa daños a terceros o a sí mismo: Amar o no amar. Relaciones sexuales consagradas, unitivas, sin restricciones y con absoluta responsabilidad por el otro, o uso onanista del cuerpo de otra persona. Si no fuera así, si fuera lícito el uso onanista de otra/s persona/s, por favor, déjenme usar el medio más “eficaz” aunque sea artificial, para obtener placer. O sea que “abstenerse” en los momentos fértiles que puedan ser conocidos por los cónyuges es reconocer que, en la transmisión sexual de la vida, como don supremo recibido en una relación conyugal, no somos soberanos.

    • Sólo una cosa a aclarar, y así aparece en la Humanae Vitae. El uso de los métodos naturales como bien dices pude ser lícito o no según el fin que se persiga: distanciar los hijos por causas no egoistas o evitarlos por pura conveniencia.
      No ocurre así con los métodos artificiales, que son considreados ilícitos ya que alteran los ciclos mismos de fertilidad que Dios ha insertado en la naturaleza, aunque su finalidad sea buena.
      En moral cristiana el fin no justifica los medios.

  4. Evidentemente sí, no el de la mujer, ya que se trata de un mecanismo físico y no químico, pero si el del hombre (que es diario y no mensual) y su finalidad… el espermatozoide en el acto sexual tiene como fin la búsqueda del óvulo dispuesto a ser fecundado, que haya óvulo maduro dependerá del ciclo de la mujer, pero en caso de haberlo, que lo consiga o no, depende de la voluntad de Dios… una barrera altera de forma artificial lo que es un acto natural.

  5. Juan dijo:

    Me parece excelente esta intervención, te felicito

  6. Ana Carolina dijo:

    Excelente!!! Muchas gracias!!!!.
    “Dichoso el que camina en la voluntad del Señor”

  7. Tomas dijo:

    Es increíble que sigan siendo tan retrógrados no les bastó con ver su historia y que se han opuesto a la ciencia metódicamente. Cómo no van a aceptar una pildora anticonceptiva o un precervativo en el 2015?

    • Gracias por tu comentario, Tomás. Dos aclaraciones si me permites:
      Retrógrado significa partidario de tiempos o instituciones pasadas. Es evidente que los católicos somos los seguidores de una persona, Jesús de Nazaret, que vivió al comienzo de nuestra era, pero no se trata de eso, a la hora de predicar la doctrina la Iglesia debe ser fiel a sí misma, no a las modas. El que ahora estén generalizados los anticonceptivos no significa que la Iglesia deba aceptarlos o no, como en cualquier otro campo.
      En cuanto a lo de que la Iglesia se opone al avance de la ciencia me temo que es una leyenda negra de lo más injusta, la Iglesia creó las universidades, el método científico, preservó los conocimientos clásicos grecorromanos en los monasterios para que no se perdiesen y muchos grandes científicos han sido católicos y entre ellos muchos sacerdotes, desde Mendel, el padre de la genética hasta George Lamaitre, el que formuló la teoría del Big Bang, o el padre Roberto Busa, creador del lenguaje informático, por ejemplo. Sí que ha habido episodios en los que por haber un aparente choque entre una hallazgo científico y un relato bíblico la Iglesia ha podido rechazar alguna de estas teorías en su momento, pero estamos hablando de varios siglos y de cuestiones ya debidamente aclaradas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s