¿Dios tiene favoritos? (I)

Nota: Publico el presente artículo por entregas debido a  su larga extensión.

Recuerdo que siendo niño me llamó la atención una estampita que vi en mi parroquia con una oración en la que se afirmaba que los sacerdotes eran los preferidos de la virgen María. A mi me habían dicho que los niños eran los preferidos de Jesús y así lo afirmaban los escolapios y algunos religiosos de otras órdenes.

Tertuliano en el siglo II afirmaba que los pobres son las personas preferidas por Dios, los teólogos de la liberación afirman que Jesús hace una “opción preferencial” por los pobres. Luis Guitarra, cantautor católico, afirma en una hermosa canción que los preferidos de Dios son los que “no tienen nada, putas, borrachos, drogatas… los que necesitan más amor”.

Algunos han querido ver en la proclamación de las bienaventuranzas un “lista” de los preferidos de Dios, por un lado los pobres y los que sufren, por otro los que poseen mansedumbre y limpieza de corazón y en un tercer grupo los que buscan la paz y la justicia.

En otra frases de Jesús en el evangelio parece que Dios prefiere a los pecadores que a los justos. O la elección de Dios sobre el pueblo de Israel podría interpretarse porque ama más a los judíos que a los demás pueblos.

¡Qué follón, Dios!. O todos están equivocados o todos muestran, aunque de forma aparentemente incorrecta, alguna verdad, lo que nos remite a la pregunta principal y sus consecuencias, ¿Dios tiene favoritos?, si la respuesta es afirmativa ¿cuales son?, si la respuesta es negativa ¿por qué hay tanta gente que habla de sus preferidos?.

 favoritismo

Veamos, Dios es amor, “búscalo y lo verás en el capítulo 4, versículo 8, 1ª de Juan” cantan los niños en la catequesis, esto es, 1Jn 4,8. Eso es algo que tenemos todos claro (o deberíamos).

Sigamos. Si el amor fuese condicionado no sería amor, sería reciprocidad, si fuese limitado no sería de Dios, sería amor de criatura. Por tanto el amor de Dios, total, perfecto y sin condiciones no puede tener favoritos, Dios no puede amar más a unos que a otros, Dios no puede hacer acepción de personas (Hch 10, 34), Dios hace salir el sol sobre justos e injustos (Mt 5, 45). Dios no dice “te amo si haces esto y dejo de amarte si haces lo otro” o “a ti te amo más por que eres del Valencia y a ti menos por que eres del Madrid o del Barça” (bueno, esto a lo mejor sí… ja, ja, ja… perdón)

Entonces, si hemos negado la mayor ¿todos los que han hablado de los favoritos de Dios están confundidos?. A lo mejor formalmente habría que decir que sí, pero más que lo que dicen podríamos ver lo que quieren decir, o lo que hay detrás de cada afirmación de “preferencia”.

¿Los favoritos de la Virgen María son los sacerdotes, tal vez los religiosos/as? Partiendo de que la respuesta formal sería no, lo que podríamos estar diciendo en caso afirmativo no es otra cosa que la que nos remite al Evangelio.

En las bodas de Caná, cuando María anticipa la manifestación del poder de su hijo, la única instrucción que da a los criados del señor es “haced lo que él os diga” (Jn 2). Aquellos que la obedecen, los que se ponen al servicio de Jesús pueden ser una imagen estupenda de los sacerdotes, que siguiendo las instrucciones de María se consagran al servicio de Dios y sirven como mediadores entre Él y los hombres para que llegue su gracia.

María además recibe en la cruz San Juan, como un signo de cada fiel y amado por Jesús, y aparece con los apóstoles, los “primeros obispos”, “íntimamente unida a ellos y en oración” en el comienzo de la Iglesia (Hch 1, 14). Es por esto que podríamos hablar de una “preferencia metafórica” de la Virgen por los sacerdotes pero nada más (o nada menos).

¿Hay una preferencia de Jesús por los pobres?. Como en la pregunta anterior habría que decir que no. La mayoría de aquellos que son llamados por Él son pobres, pero no porque ese sea un factor en su decisión, al menos no dice nada el Evangelio que nos haga pensar así, si no por que la mayoría de la población de Israel lo es. De hecho entre sus apóstoles hay algunos que no responden a ese perfil, como Mateo, e incluso es íntimo amigo de Lázaro, al que resucita, come sin ningún reparo con quien lo invita, con independencia de su condición social, ricos incluidos (con algunos se felicita, como Zaqueo, v.Lc 19, y a otros los reprende, como los que despreciaron a la prostituta que lavó sus pies, v.Lc 7) y también es amigo de miembros del sanedrín, como Nicodemo (Jn 3) o José de Arimatea (Jn 19, 38 et. al.), este último incluso cede la tumba familiar para sepultar su cuerpo.

¿Por qué piensan algunos que prefiere a los pobres? Probablemente por la interpretación en negativo de una realidad: a los ricos les es muy difícil acoger el Evangelio, así aparece en el pasaje del joven rico (Mt 19), no es capaz de renunciar a sus riquezas para seguir a Jesús, nos es muy difícil a todos desapegarnos de los bienes. Por eso Jesús hablará de no poder servir a Dios y al dinero (Mt 6) o que es más fácil que un camello pase por el ojo de una aguja que un rico entre en el reino de los cielos (Mc 10).

Por tanto los pobres, los que nada poseen, se encuentra mucho más libres para acoger la palabra de Dios, pero ojo, también se puede, y seguro que conocemos muchos así o incluso pecamos muchos de eso, ser pobre y estar aferrado al dinero, por poco que se tenga. Y así vemos gente de condición sencilla pero de avaricia, tacañería y falta de generosidad a los que igualmente les resultará muy difícil recibir en sus vidas la buena nueva y viceversa, gente adinerada que da muestras frecuentes de generosidad e incluso de vida austera que podrán, como Lázaro o José de Arimatea, ser fieles discípulos de Jesús.

De hecho en la bienaventuranzas aparecen las dos versiones, la de Lucas, en la que se llama bienaventurados a los pobres, sin más, o la de Mateo, que utiliza la expresión “pobres de espíritu” (o traducido de forma más literal “los que escogen ser pobres”).

 

 

 

About these ads
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s