¿Dios tiene favoritos? (II)

 continúa del anterior artículo públicado

¿Qué ocurre entonces con la opción preferencial de Jesús por los pobres de la que habla la teología de la liberación?. Podríamos afirmar que en realidad se trata de una proyección de su propia visión del mundo. En la teología de liberación se hace, por decirlo simplificadamente, una lectura marxista del evangelio, existen los pobres y los ricos, los explotados y los explotadores, los proletarios y los capitalistas… por lo que el mensaje de Jesús, que es un mensaje de liberación del ser humano, debe llevarse a la práctica mediante la superación de las diferencias de clase tal como propugnaba Marx y por tanto ese debe ser el papel de la Iglesia.

El problema es que dicha formulación es una interpretación libre del mensaje evangélico, ya que en ningún momento Jesús plantea nada que pudiera sonar ni parecido, pero como no puedes hacer una doctrina evangélica sin el evangelio (ya lo dijo Perogrullo) los teólogos de esta corriente “fuerzan” algunos hechos y enseñanzas de Jesús tratando de identificarlas con esa opción preferencial por los pobres de corte comunista, algo que, como ya hemos visto, no coincide con la realidad.

Nadie niega a esta corriente, incluso se le reconoce y anima, su preocupación por la superación de la injusticia y la promoción integral de cada persona como hijo de Dios, especialmente de los más necesitados, pero el planteamiento teórico que lo sustenta ha sido refutado y corregido por parte del Magisterio en numerosas ocasiones.

 favoritismo

¿Serían entonces los marginados, los presos o los drogadictos, por ejemplo?. Recuerdo una conversación con mi padre, cuando le explicaba mis experiencias de evangelización en la cárcel, en la que me cuestionaba cómo era posible que tuvieran algún interés en recibir la palabra de Dios que yo les anunciaba los asesinos, los violadores, los drogadictos y camellos o ladrones a los que me dirigía.

  • Mira, detrás de la vida de cada uno de esos delincuentes hay, en la gran mayoría de los casos, una historia de sufrimiento grande. Y el anuncio del amor de Dios penetra muy bien en los que sufren, precisamente porque son los más necesitados de una palabra de perdón y consuelo.

No es por tanto que Dios ame más a los que sufren o a los marginados que a los que llevan una vida ordenada (de hecho, llevar una vida ordenada es una gracia suya), si no que por la propia necesidad que tienen son estos los que más necesitan de su amor.

¿Serían los mansos, los limpios de corazón tal como dicen las Bienaventuranzas… los favoritos de Dios o por el contrario serían los pecadores? El pecado no destruye el amor de Dios, pero hace que te apartes de él, que no lo veas. Por eso Dios se hizo hombre, para liberar a los hombres del pecado anunciando la buena nueva y ofreciéndose en sacrificio por la salvación del mundo. De ahí la frase de Jesús “no he venido a llamar a los justos, si no a los pecadores” (Lc5,32) o “no necesitan médico los que están sanos, si no los enfermos” (id).

En realidad todos somos pecadores, esa es nuestra condición como seres humanos, por lo que todos estamos necesitados de la misericordia, no es por tanto una noción de favoritismo divino. El que está en pecado más necesita del amor de Dios y el que es manso y humilde de corazón, esto es, el que no vive para sí en su soberbia, más puede ver y disfrutar del amor del Padre.

¿Y los que buscan la paz y la justicia? ¿son los que hacen el bien, los que se dedican a obras de voluntariado o de caridad los preferidos? Estos ya son bienaventurados no por tener una preferencia, si no por que de algún modo ya están identificándose con la obra de Dios y formando parte de ella y eso es una auténtica bendición para el hombre.

¿Serían entonces los niños? ¿No es eso de lo que habla Jesús en el Evangelio? Ciertamente es impresionante el amor y la ternura con que Jesús se dirige a los niños, pero en ningún momento Jesús dice “mi Padre prefiere a los niños más que a nadie” aunque probablemente esta sería la frase que más fácilmente pudiéramos entender. Jesús habla de la necesidad de ser como niños para poseer el reino de los cielos (Mt 18), en el sentido de que el niño se cree lo que le dice su padre sin más, confía en él, está seguro de su amor y protección… los adultos… bueno, pues no. Además el término griego que designa a niño, “pueri” se utiliza también para designar al esclavo, al insignificante… algunas traducciones utilizarán el término “pequeños” (“a quien ecandalizare a uno de estos más pequeños…”) como imagen de la humildad y la sencillez vista anteriormente.

Pero eso tampoco evita que Jesús reconozca las características a veces caprichosas y testarudas de los niños, como los no bailan cuando tocan música o los que no lloran cuando juegan a hacer duelo… (Mt,11)

¿Serían los judíos, el pueblo de Israel?, Dios escoge a Abraham y a su descendencia para siempre, pero no por que reúnan ningún mérito, si no por pura gracia, (Dt 7) si no para hacer una historia de salvación con él en figura para todos nosotros (1Cor 10), de manera que esta alianza se extienda a todos con Jesucristo dando lugar a la Iglesia dónde ya no hay “ni judío ni griego, ni esclavo ni libre…” (Gal 3)

¿Habría pues algún preferido de Dios señalado en la Biblia? El único, evidentemente, es Jesús, “su hijo amado, su predilecto” (Lc 3) pero haciéndolo más extensivo Dios prefiere al ser humano frente a todas las demás criaturas de la creación, sobre las que le ha dado poder y, tal como reza el Salmo 8, lo ha coronado de gloria y dignidad haciéndolo poco inferior a los ángeles.

¿Serán entonces los ángeles los favoritos de Dios?… mejor no la liemos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Teología y Biblia. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a ¿Dios tiene favoritos? (II)

  1. Fco. Rafael dijo:

    Aún, algunos se siguen creyendo los únicos portavoces de Dios. Es comprensible, si la interpretación de Dios ha desembocado en la división del ser humano a través de la creación de diversas religiones (de las cuales, la única que no ha utilizado la violencia es el Budismo, que por cierto es Filosofía).

    Aún dentro del llamado Cristianismo son muchísimos los grupos, que se autoproclaman herederos de los cristianos primitivos, basándose en sus Teologías y Filosofías particulares.

    Solo una cosa importa y es CRISTIANA COMPASION Y AMOR y luego que cada uno siga condenando a los demás porque no compartan sus creencias para no ser menos que sus antepasados inquisidores. Menos mal que en Este País hay división entre Estado e Iglesia, porque si no todavía seguirían obligando a escuchar misa en determinados estamentos.

    Se quejan de que se intenta destruir las iglesias y se persigue a los religiosos, pero no dicen el porqué.

    • Lo siento Fco Rafael, puedes opinar lo que quieras con educación y serás respetado, pero que trates de justificar las destrucciones de iglesias y la persecución a los religiosos es algo totalmente execrable, te pido por favor que te disculpes y no fomentes más el odio y la violencia. Gracias.

  2. Irene dijo:

    Pues a mí me gusta la libertad de expresión. No pienso que te creas el “único portavoz de Dios”, José Luis. Yo pienso que quieres acercar a Dios y a Jesús a las personas incluso en este mundo tan turbulento que es Internet. Puede que sea donde más hace falta. Y encima con estas historias que cuentas tan fáciles de leer y bien escritas, ¡así da gusto! Te animo a que sigas.
    En mi blog (está en construcción) tengo un apartado de lecturas de la Biblia, cuando quieras puedes pasarte a verlo.
    Saludos!

  3. José María de Scals dijo:

    Gracias por tu estudio sobre ¿Dios tiene favoritos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s