Evangelizando a la tribu click (La Iglesia en internet y las redes sociales)

Me permito robarle el título del artículo a mi amigo el cantautor católico hispano-uruguayo Luis Alfredo Díaz, que lo usó como lema para una de las ediciones del “Multifestival David” que viene organizando desde hace varias décadas.

Como se afirma en Teología Moral, la maldad o bondad no suelen ser intrínsecas a los objetos, si no al uso que de ellos se haga. Así, lo repito muchas veces, con un martillo puedes hacerle una casa a un pobre o matarlo de un golpe en la cabeza.

Igualmente sucede con internet y las redes sociales. Cuando surgió el boom de las nuevas tecnologías fueron muchos los cristianos que vieron en ellas poco menos que un arma poderosa del demonio. Si embargo no fue esa la idea que cuajó en la Iglesia en general. Poco a poco fueron sumándose parroquias, colegios religiosos, órdenes e institutos de vida consagrada… y aparecieron miles de páginas web. Muchas de ellas también fueron iniciativa personal de muchos cristianos de a pie para difundir la doctrina o alguna devoción particular.

 iglesia-catolica-redes-sociales-internet-catholic-church-social-media

Los mismos papas se sumaron al fenómeno. Con Juan Pablo II se abrió la web oficial del Vaticano y con Benedicto XVI la aplicación para facebook y, unas pocas semanas previas a su renuncia, su cuenta twitter @Pontifex_es, que batió records de seguidores incluso antes de emitir su primer mensaje y que, tras estar un pequeño periodo inactiva, cosa lógica, la ha retomado el papa Francisco.

Recuerdo como anécdota que Kiko Argüello instó a los jóvenes del Camino Neocatecumenal a que no usaran las redes sociales por su inconveniencia… justo unas pocas semanas antes que Benedicto XVI sacara su propia aplicación para facebook. Además con toda la imaginación de los creativos esta llevaba el título de Pope4U, siguiendo las abreviaturas fonéticas del inglés, donde 4, “four”, suena como “for”, esto es, “para”, y la vocal U, “iu”, como “you”, traducido como tú o vosotros. Así el título venía a traducirse como “El Papa para tí (o para vosotros)”. De la recomendación de Kiko nada más se supo y se corrió sobre ella un tupido velo.

Hoy en día son legión los sacerdotes, obispos y cardenales que mantienen abiertas sus propias cuentas en facebook y en twitter, pues entienden que es una forma más, incluso en ocasiones mejor que otras, para dar avisos y noticias, mantener contacto con sus feligreses o incluso evangelizar a través de la red. Yo mismo tengo a cerca de un centenar de sacerdotes de mi diócesis asociados a mi cuenta facebook particular.

Eso no significa que, como he dicho al principio, el uso de las redes sociales e internet sean buenas en sí. También es fácil constatar como son muchas las webs, blogs y cuentas que emiten mensajes y contenidos completamente contrarios a la moral y la doctrina cristiana. Como todo, reflejo de la moral del autor o del contexto social en que se desenvuelva: pornografía, hedonismo, materialismo, individualismo… llenan miles y miles de espacios en internet.

Y lo que es peor, son cientos también las que se crean y desarrollan expresamente para calumniar y ofender a todo lo que suene a Iglesia, tanto a los contenidos de la doctrina como a sus personas e instituciones. Son muchas las webs que se burlan de Jesucristo, del Papa, de los sacerdotes o de los santos. Otras las que llenan lineas y lineas con calumnias para hacer creer que el Opus Dei o el Camino Neocatecumenal (por poner un ejemplo) son sectas peligrosas, o las que se ceban en los casos de pederastia de sacerdotes no por que les importe el sufrimiento de las víctimas (que les importa un pimiento), si no por que ven en él un instrumento poderoso para atacar a la Iglesia.

También es cierto que el uso de las nuevas tecnologías puede crear algún tipo de adicción, aunque ese sería otro tema aparte.

¿Qué hacer pues? ¿Despreciamos las redes sociales e internet? ¿Utilizamos las mismas solamente para un uso estrictamente profesional o para comunicarnos con un grupo estrictamente privado de amigos y conocidos o nos lanzamos a convertir a la humanidad a base de transmitir el evangelio por la web?

Naturalmente cada uno hará libremente lo que quiera y actuará en conciencia. Es cierto que para aquellos que, como un servidor, gustamos de usar las redes sociales e internet, es fácil encontrar webs de contenido católico, muchas de ellas muy interesantes e instructivas, e identificar aquellas de contenidos dañinos. Al igual que a través de las redes sociales podemos conocer las actividades o el contenido de la última homilía del Papa, de un cardenal de la República Dominicana o del cura del pueblo de al lado, e incluso mantener contacto directo con ellos en algunos casos.

Y de la misma manera que los cristianos estamos llamados a dar testimonio de nuestra fe, podemos, aunque no sea de forma exclusiva, hacer lo mismo en la red siempre que haya ocasión y/o lo creamos conveniente.

¿Y Jesucristo? ¿Se habría hecho él un perfil de facebook, una página web o abierto una cuenta twitter de haber tenido ocasión? Puestos a imaginar podríamos pensar cualquier cosa, aunque ya puestos yo imagino a Mateo o Juan en lugar de esperar al fallecimiento del Señor  y el comienzo de la Iglesia para escribir sus evangelios, creando sus propios blogs para recoger cada día la predicación del maestro… la imaginación es libre.

De hecho y movido por la curiosidad entré en twitter y me puse a buscar cuentas con el nombre de Jesús, Jesucristo, Jesús de Nazaret y similares… se me cayó el alma a los pies. La mayoría eran de contenido ofensivo y muchas de las de contenido católico estaban poco cuidadas o tenían contenido muy pobre. No todas, evidentemente, algunas de ellas están muy bien trabajadas.

En concreto hay una de la que soy seguidor cuyo titular es “Jesucristo” y que recomiendo vivamente. Su clave es @JesusSiervoYave y se limita simplemente a subir cada día tres citas del evangelio en forma de tuits (mensajes breves de un máximo de 140 caracteres), con su referencia concreta y cuya presentación reza “Soy Jesús de Nazaret, nacido de María por obra del Espíritu Santo. Verdadero Dios y verdadero hombre. Morí por la salvación de todos y resucité al tercer día y subí al Cielo junto al Padre”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Iglesia. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Evangelizando a la tribu click (La Iglesia en internet y las redes sociales)

  1. C dijo:

    Hola José Luis.
    Me parecen realmente muy interesantes la mayoría de tus artículos, y suelo leerte con interés todas las semanas.
    Creo que este pequeño artículo sobre internet y las redes sociales está especialmente de actualidad y, aunque en algunos puntos discrepo un poco, creo que sí que es posible evangelizar de alguna manera por este medio. Personalmente yo no tengo Facebook, pero te dejo aquí una página que creo que es interesante por tratarse de una iniciativa fresca y novedosa.
    https://es-es.facebook.com/QueBajeDios

    La paz

    • Muchas gracias por tu comentario.
      Un favor, si tu discrepancia es cuestión de opiniones me encantaría conocerla, aunque ere muy libre de hacérmela llegar,
      si tu discrepancia es porque rechazas las enseñanzas del Magisterio (tipo Jesús no es Dios o la Iglesia no tiene que opinar sobre el aborto) mejor te la guardas
      pero si tu discrepancia es porque has descubierto un error por mi parte, por favor, comunícamelo enseguida… muchas gracias.

      • C dijo:

        Disculpa, me he expresado mal. En realidad estoy de acuerdo con el artículo… o bueno, con los artículos en general. Me gustan especialmente aquellos en los que “solucionas” las dudas de tus alumnos, porque también me dedico a la docencia y a dar catequesis.
        Simplemente quería expresar que veo en las redes sociales, sobre todo en los adolescentes (y en los “adultos adolescentes”, que abundan hoy en día) un peligro de hacer de ellas el centro de la vida, de que todo se gestione por medio de los aparatos, de que las relaciones persona a persona queden en el olvido. Cierto es que tú lo has mencionado en el artículo, pero te has centrado en la parte positiva. Me parece muy bien esa parte positiva, pero siempre siendo precavidos…
        En definitiva opinamos lo mismo…

        La Paz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s