Risto Mejide me entrevistó en televisión

El popular crítico musical y locutor de televisión Evaristo “Risto” Mejide me invitó recientemente a su programa de entrevistas. El formato era muy simple, los dos estábamos sentados en un sofá de tres plazas, cada uno en un lado del mismo mirándonos el uno al otro y conversando.

Sabiendo mi condición de creyente la charla derivó hacia temas de religión en el que me expuso algunas de sus dudas y reservas sobre la fe católica. Ciertamente no se trataron de preguntas propiamente dichas, sino que él iba exponiendo una serie de ideas o pensamientos con el fin de que yo fuera dándole la réplica.

risto_mejide-viajando_con_chester_tinima20150216_0671_5

Reproduzco un trozo de la misma.

  • RM: No logro comprender lo del dogma del pecado original, Adán y Eva comiendo un manzana… para mí es el mayor cuento, o uno de los mayores cuentos de la historia. Personalmente me encantan los cuentos para niños, creo que son maravillosos, pero en este caso me parece que esta historia no se ha actualizado.
  • Servidor: Bueno, creo que lo primero que deberías actualizar son tus conocimientos sobre la Biblia, ja, ja, ja… nada más como anécdota te diré que en el relato de Adán y Eva no se habla nunca de una manzana, aparece un árbol de fruto apetitoso pero en ningún momento se dice qué fruto es ese. Pero bueno, detalles aparte te diré que difícilmente se puede actualizar lo que probablemente sea hoy más actual que nunca.

    Te explico… lo que tú llamas cuento es con toda certeza la explicación más profunda y auténtica sobre la realidad del ser humano, su relación con Dios, el motivo de su infelicidad… más sabia que todas las filosofías de la historia juntas. El hombre siempre ha tenido la misma tentación que el relato explica que tuvieron Adán y Eva, querer ser como Dios, conocer el bien y el mal, que cada uno decida lo que está bien y lo que está mal, no tener ninguna autoridad por encima que nos indique lo bueno y lo malo, ser autónomos moralmente.

    Y eso pasa hoy en día más que nunca, cada uno de nosotros rechazamos que nadie nos diga nada, ni la Iglesia, ni el Papa, ni los curas, ni Dios… si me apetece hacer esto, lo hago, si quiero meter mano en la caja de mi empresa o ponerle los cuernos a mi señora, lo hago… soy libre, nadie tiene que venir a decirme si lo que he hecho está bien o está mal, ¡soy el dios de mi vida!… ¡las cosas se hacen como dios manda! es decir, como yo digo.

    Ciertamente el relato en sus formas no es un hecho histórico, ni nadie lo pretende hoy en día, pero lo que dice sí que es totalmente cierto, el hombre ha sido creado por Dios para su felicidad, pero el hombre es libre y en su libertad puede sucumbir a la tentación y querer suplantar a Dios y desobedecerle, cayendo en la muerte, en la vida sin sentido… ese es el pecado que comparte la naturaleza humana, el que está en el origen de nuestra propia especie.

 

  • RM: ¿Y lo de la Virgen María? Ese sí que es otro cuento difícil de creer, lo de que una mujer se quede embarazada porque le venga una paloma.
  • Servidor: Me temo que vuelves a caer en lo mismo. A María no “le viene” una paloma ni ningún otro animal, eso no es lo que dice el relato del evangelio, María recibe el anuncio de un “mensajero” de Dios, de un ángel, que le comunica que va a ser la madre del Hijo de Dios sin necesidad del concurso de ningún varón. ¿que es difícil de creer?, no es que sea difícil de creer, es que se trata de un milagro y como tal es materia de fe. Igual Dios podría haberlo hecho de otra forma, pero quiso hacerlo así y naturalmente no podemos constreñir a Dios únicamente dentro de la lógica o de lo humanamente posible, en ese caso… no sería Dios.
  • RM: Pero luego María y José estarían enamorados y tendrían sexo como una pareja normal
  • Servidor: Bueno, lo de estar enamorados es algo que no podemos saber, podían simplemente haber aprendido a amarse después. Ten en cuenta que estamos hablando de la Palestina del siglo I y de una sociedad rural. Los matrimonios no se realizaban por amor, sino que se acordaban entre familias. Existe una tradición de representar a José como mucho mayor que María, probablemente respondería al caso de los padres que entregaban como esposa a su hija a un hombre viudo que cuidaría de ella. 

    Y lo de tener sexo es algo que la Iglesia desde siempre lo ha descartado, ya a principios del siglo II se hablaba de la perpetua virginidad de María, pero no porque José estuviera mayor y ya no pudiese tener relaciones, eso es una estupidez, sino por entender que tanto José como su esposa quisieran respetar la virginidad del seno en el que se había gestado el propio Dios hecho hombre.

  • RM: Otra cosa que no entiendo es lo del concilio de Trento, el momento en que intentan separarse del protestantismo y marcar esta distancia, estos son malos, nosotros somos los buenos…
  • Servidor: Bueno, sería gracioso, sino fuera por lo triste que resulta, lo de que la Iglesia quisiera “separarse del protestantismo”. Sabemos que fue justamente al revés, que la reforma de Lutero lo que produjo es la separación de una parte de la cristiandad europea de la Iglesia. Debemos tener en cuenta que, al contrario de lo que algunos han llegado a creer, Lutero no quería corregir la situación de la Iglesia porque esta tuviera muchos pecados o hubiese mucha corrupción en su tiempo, que probablemente así fuera, sino que Lutero lo que hizo básicamente, y así lo manifestó él mismo, fue romper con la tradición recibida de los 16 siglos anteriores, rechazando la autoridad de la Iglesia, la figura del papado, el valor de las obras, la gracia sacramental, el uso de las imágenes… en definitiva rechazó la fe de la Iglesia y, permíteme decirlo, con una gran soberbia.
    Por eso se produjo el concilio de Trento, no porque se tratase de una cuestión de buenos y malos, eso es maniqueísmo y la Iglesia condena el maniqueísmo, sino porque tenía que corregir lo que hubiese que corregir pero afirmando y reafirmando la fe recibida. Muchos grandes reformadores ha habido en la historia dentro del catolicismo y en tiempos difíciles, como Santa Teresa de Jesús, San Francisco de Asís… pero a ninguno de ellos se les ocurrió jamás renunciar o tratar de cambiar el propio credo de la Iglesia.

Queridos lectores del blog, perdónenme el relato ya que esta historia es falsa… bueno, al menos es falsa en parte. Las preguntas sí que responden a lo que fue una pare del transcurso del programa, pero yo no fui el invitado, fue otra persona. Las respuestas son las que yo hubiera dado en caso de haber acudido al programa o, dicho de otro modo, las respuestas (tal cual o similares) que me hubiera gustado que cualquier persona creyente hubiese contestado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Apologética, Teología y Biblia. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s