La Iglesia, el SIDA, el condón y la estupidez.

En un artículo anterior escribí cómo explicaba a mis alumnos (en estos momentos no ejerzo como profesor a mi pesar) por qué la Iglesia no considera lícito el uso de anticonceptivos, pero además sobre estos, y en concreto sobre el preservativo, se abre otra cuestión: la prevención del SIDA y las demás enfermedades de transmisión sexual (ETS´s como se abrevia ahora).

De mi amor por la ciencia y de aquella maravillosa asignatura que estudié en la facultad y de la que guardo tan grato recuerdo, Filosofía de la Ciencia, hace ya mucho tiempo que descubrí la diferencia entre la objetividad y verdad de la ciencia y la subjetividad e incluso en ocasiones las mentiras de muchos científicos.

Recuerdo por ejemplo los científicos nazis que justificaban las tesis racistas de Hitler. Eran realmente científicos brillantes, médicos y físicos de una gran preparación, pero eran antes nazis que científicos y retorcían sus conocimientos técnicos supeditándolos a su ideología política.

Hoy mismo me sigue sorprendiendo y doliendo (¡y cómo!) los médicos abortistas, que obvian todos sus conocimientos sobre desarrollo fetal o las más mínimas bases de la genética por participar de un sangriento y tan lucrativo negocio.

 El Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida realizó ayer, en la Plaza de la Constitución, el cierre de una campaña nacional para desestigmatizar el uso del condón y combatir la homofobia. A lo largo de las jornadas informativas en diversos estados del país participaron grupos teatrales y compañías de danza. Este viernes se repartieron ayer en el Zócalo miles de preservativos

De igual manera hoy escucho una frase elevada a la categoría de axioma a base de repetirla, probablemente siguiendo la táctica del ministro de propaganda nazi Goebbles que afirmaba que una mentira mil veces repetida se convierte en verdad: Como el Sida se transmite por vía sexual, el condón frena esa transmisión y la Iglesia prohíbe el uso del condón, concluimos que la Iglesia es por tanto la responsable de cientos de miles de muertes producidas por esta enfermedad.

Y lo peor de todo, volviendo a la subjetividad de los científicos, es que a semejante estupidez se adhirió todo un premio Nóbel en una conferencia pronunciada en la Universidad de Valencia… juro que se me cayó el alma a los pies… ¡hasta los premios Nóbel llega la sinrazón más absoluta!. De todas maneras, aunque me parece obvia la estupidez de la frase, me veo en la “obligación” de explicarla en estas líneas.

Para empezar es evidente que la Iglesia no es ningún juez ni ningún gobierno para prohibir nada. La Iglesia, desde su fe, ilumina la moral y define que comportamientos son lícitos o no. Luego cada persona podrá en su libertad seguir dichas indicaciones o no. Se supone que los creyentes así lo haremos (aunque ese es otro tema) y los no creyentes podrán hacerlo o no.

Pero lo gracioso (si se puede decir así) es que la Iglesia no se limita a considerar ilícito el uso de los métodos artificiales de anticoncepción, si no que igualmente lo hace con toda relación sexual extramatrimonial, sea adulterio, relaciones previas, promiscuidad, prostitución, pornografía, contactos con personas del mismo sexo, masturbación, cualquier tipo de perversiones… y cómo no, violaciones y abusos (vuelta al artículo antes citado).

Por tanto, en el supuesto hipotético que la totalidad de la humanidad viviera su sexualidad conforme a las enseñanzas del Magisterio de la Iglesia no existirían las ETS´s. Dicho de otra manera, si yo me lo monto con mi señora y sólo con ella y viceversa, tal como me enseña la Iglesia, no hay ninguna posibilidad de contagio por vía exclusivamente sexual. Y si toda la humanidad se comportara de esta manera, las ETS´s desaparecerían rapidísimamente o, mejor dicho, nunca se habrían producido.

Existen además datos estadísticos que lo corroboran. Las políticas de reparto de preservativos a mansalva no han conseguido ningún resultado significativo en el freno del SIDA, sin embargo, en algunos países centroafricanos que han hecho campaña por la “fidelidad conyugal” y desde criterios puramente sanitarios y no morales, los resultados han sido muchísimo más satisfactorios.

Pero volviendo al razonamiento de marras, culpar a la Iglesia del avance del SIDA por “prohibir” el uso del preservativo equivale a suponer que hay gente que le pondrá los cuernos a su señora o que se irá de putas pero eso sí, “a pelo” por que los curas han dicho que el condón es malo. Como si del adulterio o la prostitución no hubiesen dicho nada o incluso los hubiesen recomendado cono ejercicio anti-stress… ¿A alguien le cabe en la cabeza semejante estupidez?… o mejor dicho ¿a alguien le cabe en la cabeza que semejante estupidez le quepa en la cabeza a personas inteligentes, con conocimientos científicos e incluso premios Nóbel?

A Benedicto XVI le liaron una muy grande (que atrevida es la ignorancia) cuando comentó que el uso del preservativo se podría entender en el caso de una prostituta, porque lo grave en este caso no es el preservativo, si no el ejercicio de la prostitución y sus consecuencias.

A mis alumnos para explicarles esto les hago una especie de cuento: Un periodista le pregunta al cura del pueblo, -¿Padre, es bueno que me ponga condón si me voy de putas? – Hijo mío, no sólo es bueno, es necesario, lo que es malo es que te vayas de putas. Y al día siguiente el periodista publica en primera plana “Sacerdote considera bueno y necesario el uso del preservativo en algunos casos”.

Recuerdo una anécdota que pudiera resultar significativa. Unas monjitas misioneras en una población centroafricana, alarmadas ante los estragos del SIDA entre la población indígena decidieron “con buena intención” desobedecer las enseñanzas del Magisterio y repartir preservativos entre los varones. Estos, con una lógica distinta a la occidental, entienden la consecuencia inmediata de un hecho (si estoy bajo la lluvia sin paraguas, acabo mojado) pero no tienen el concepto de “consecuencia remota” y no entienden que la enfermedad que me ha aparecido hoy es la consecuencia de una visita que hice al prostíbulo hace medio año.

Por tanto ninguno utilizó los condones en sus relaciones, puesto que además les restaban placer (por mucho que los señores de Durex se empeñen en decir lo contrario) pero descubrieron la resistencia y elasticidad del látex y los usaron… para transportar agua, ¡hasta dos litros era capaz de aguantar un condón!. Con esto las monjitas estuvieron a punto de crear una intoxicación a gran escala puesto que los lubricantes y espermicidas con los que se rocían los preservativos pueden ser  altamente tóxicos si se ingieren.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Clase de Religión, Cuento, Educación afectivo-sexual, Iglesia, Teología y Biblia. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a La Iglesia, el SIDA, el condón y la estupidez.

  1. Angel Lòpez dijo:

    Que gran alivio no haber sido vìctima de sus enseñanzas ( con todos mis ateos respetos).
    Tan solo una apreciaciòn a su excelso discurso. Ya que hace usted continuas reminiscencias al nazismo y sus “insignes” ideologos,me podrìa decir que hay de filantropìa,piedad,hermandad y todos los epìtwtos

    • Disculpe Ángel, pero no entiendo ni su comentario ni su pregunta.
      No creo que las expresiones “ser víctima” y “respetos” casen mucho en una misma frase. supongo que es una forma irónica de tratar de ofenderme (si he errado en mi apreciación ruego me disculpe por mi torpeza y si he acertado le pediría que dejemos las ofensas personales y si usted quiere hablemos de ideas y puntos de vista).
      La pregunta no la entiendo, no sé cual es la relación entre las referencias a los nazis con los conceptos de filantropía y demás que cita. Quizá si me concreta un poco más la pregunta o la formula de otra forma le podría responder, cosa que haría gustoso.

  2. Lucas dijo:

    “A Benedicto XVI le liaron una muy grande (que atrevida es la ignorancia) cuando comentó que el uso del preservativo se podría entender en el caso de una prostituta, porque lo grave en este caso no es el preservativo, si no el ejercicio de la prostitución y sus consecuencias”.
    FALSO: se refería a los prostitutos CHAPEROS (prostitutos homosexuales). Es decir, el preservativo no funcionaría como anticonceptivo (no hace falta explicar por qué, espero…). Fue por una traducción mal(intencionada).
    http://infocatolica.com/blog/apologeticamundo.php/1011210729-title
    http://www.opusdeialdia.es/201011223217/benedicto-xvi-y-el-preservativo-que-polemica-por-un-error-de-traduccion-hablaba-de-los-homosexuales.html

    • Creo, Lucas, que el mismo enlace que me ha señalado indica precisamente que lo que digo no es falso, sino que recojo las palabras del SS Benedicto XVI. Si la traducción del término prostituta se hizo en masculino o en femenino (no sé en que idioma se hizo la entrevista ni si este diferencia masculino y femenino) para el caso es lo mismo, pues no está hablando de anticoncepción como usted señala, si no de la infección del virus VIH. Yo lo único que he hecho es recogerlo en un sentido genérico y he hablado de “el ejercicio de la prostitución y sus consecuencias”, nada más, no ha habido falsedad en mis palabras (que además lo escribe usted con mayúsculas y con total rotundidad, como sentencia inapelable)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s